Helado de turrón de Jijona y pepitas de chocolate

3 de septiembre de 2018


¡Hola familia! Ya estoy de vuelta… con una receta bien fresquita, helado de turrón con pepitas de chocolate, que tenía muchas ganas de enseñaros, desde antes de desconectar de este mundo dulce. Pero contadme ¿cómo han ido vuestras vacaciones de verano? Las mías muy tranquilitas, geniales diría yo… He podido hacer un poquito de todo aquello, que tenía en mente y que no pensaba que me daría tiempo, porque ya se sabe… que cuando tenemos muchas horas a la vista, lo dejamos todo para el final, pero ¡oye…! hasta yo… estoy que ni me lo creo, lo precavida que he sido esta temporada, hasta varias tablas me he dejado pintadas y bien arañadas (que no sabéis lo bueno que es para el estrés, destrozarlas jajaja…) ya las veréis...

Sí que es cierto, que no he cumplido con mi objetivo de estar activa en los Stories, lo sé… y lo siento… pero uno de los motivos es, que necesitaba desconectar un tiempo de las redes y dejar de estar pendientes de ellas (aunque reconozco, que no soy una adicta a esta nueva forma de vida).



También me ha venido genial, para saber cómo quiero hacer las cosas a partir de ahora. Llegó el momento de ser un poco más ordenada con mi tiempo (o por lo menos, intentarlo), tras el agobio que sentí, en los últimos días de publicación. Es cierto que me dejo llevar por el corazón, hago lo que siento en cada momento (ya sea para mí o para otra persona), no dudo en involucrarme al 100%. Si algo me gusta, intento dar lo mejor de mí, aunque me deje la vida en ello. Pero querer estar pendiente de todo, no siempre es bueno.

Sé que no voy a cambiar mi manera de ser y tampoco lo pretendo (menuda loca estoy hecha jajaa...), ser de impulsos tampoco es malo, es la chispa que marca mi vida, pero sí he comprendido, que antes de salir corriendo, debo pararme un momento y reflexionar... si realmente es algo importante o no, pues con mis actos, no solo me involucro yo, sino que también condiciono... a cambiar los planes de mi familia (hasta mi perrilla, se ha quedado más de una vez, sin su paseo), por querer hacer mil cosas o involucrarme en jaleos, que en realidad... nadie te pidió que los hicieras.

Tengo un problema con eso, es verdad... porque me adelanto y no espero que me pidan ayuda... aun sabiendo que no sea necesaria, actúo en cuanto me entero (tengo mucho nervio, a veces demasiado jajaa...) Así que entre mis locuras y las de los demás, me falta horas al día, para hacer todo lo que quiero. Después de ver las cosas, desde otras perspectivas, voy a intentar tomarme la vida con más calma y jugar un poquito más con mi Kyra, que me tiene loquita.


No solo me ha dado tiempo a reflexionar este verano, porque han habido muchos momentos de disfrute, en estas vacaciones (la consecuencia... coger un par de kilillos, con los que no contaba jajaa...). Eso sí, vengo con el mismo sentimiento de cuando empecé hace 4 años, pasármelo bien, disfrutar y aprender mucho más, de toda la buena gente que aquí me rodea y seguir endulzando, este rinconcito dulce... los años que me dejéis y mi vida lo permita.

El único cambio que hago… porque creo necesario, es que vamos a tener un día fijo de publicación (para ordenarme un poco, como ya os comentaba antes), que será a partir de ahora los LUNES, a excepción de los días 10, que seguiré publicando… (cuando buenamente pueda participar, en el reto tipicalero que ya conocéis…) y que me adaptaré para no publicar dos días seguidos, o el mismo día como he hecho anteriormente, que volvía loca a cualquiera. Y si toca publicar un domingo el reto, al día siguiente lunes… no publicaré y os avisaré por adelantado).

Hablando de retos... Me encanta participar (ya lo sabéis), porque cuando sé de ellos, me gusta el tema o bien... porque me apetece apoyar a mis compañeras, que me invitan a conocer sus nuevos proyectos. Surgen tantos... que en estos últimos meses, me he visto envuelta, en casi todos los saraos. Mi día a día ya es un reto, por saber si voy a llegar o no a mi destino... como para no poner un poco de orden, a este tema jajaaa... No quiero que parezcan excusas, con las que empiezo esta temporada, pero no solo necesito tiempo para Especialmente dulce, sino para colaborar en las actividades, que hago en mi otro blog chocolatero La chocolaterapia, junto al resto del equipo.


Así que voy a seguir con las recomendaciones de mi familia y mi marido, que me ha regalado una agenda, para el bien de todos jajaa… (ains… el pobre lo que tiene que aguantar), y con la que nos vamos a organizar, de las mil maravillas… ¡ya veréis!. Si vemos que mi locura, no puede con los días fijos... pues cambiamos de nuevo o buscaremos otra forma de organizarnos ¿Qué problema hay? jajaa…

Bueno... ya es hora de hablaros sobre la receta, que es por lo que estáis aquí y ¡se nos va a derretir! jajaa… (Eso sí un poco resumido... que si os estáis leyendo todo... os merecéis 4 copitas mínimo, de la receta de hoy...😂😂😂)

La receta que os traigo hoy, la hemos hecho SIN HELADERA, este helado... es súper cremoso, no queda duro y tampoco no cría los molestos cristalitos de hielo, pero aun así, yo lo he batido dos veces, cada hora. Después lo metí en las copitas y me olvidé. No tengo que deciros que está riquísimo, porque si conocéis la combinación turrón y chocolate y ya os he hablado de ella en algunas ocasiones, como este brownie cheesecake de turrón de Xixona… o este pastel de nueces y turrón de Jijona que es delicioso. Si encima, lo hacemos con la crema de turrón de Xixona de nuestros amigos COLOMA GARCÍA ARTESANOS, es un éxito asegurado. En casa estamos todos enamorados de ella, es el auténtico sabor de antaño, que convertirá cualquier postre en gourmet. De corazón... os animo a probar esta crema, si no lo habéis hecho ya… porque quedaréis encantados con ella.

¡Vamos con la receta!

Helado de turrón de Jijona y pepitas de chocolate sin heladera



Ingredientes para 4 personas
    200 ml de nata líquida para montar (con mínimo del 35% m.g.)
    150 gr de azúcar blanca granulada
    117 gr de claras de huevo (3 huevos XL)
    100 ml de leche
    70 gr de pepitas de chocolate negro
    1 gr de sal

Para la decoración
    200 ml de nata líquida para montar (con mínimo del 35% m.g.) muy fría
    Azúcar glass al gusto
    Pepitas de chocolate

Elaboración:
Lo primero que vamos a preparar es... En una cacerola pondremos al fuego la nata, la pasta de turrón y la leche, lo llevaremos a ebullición y apartaremos del fuego. Dejaremos templar y meteremos en la nevera hasta que esté fría la mezcla.

A continuación, pondremos al baño maría las claras y el azúcar, hasta que el azúcar se disuelva, y al tocar con los dedos no notemos los granillos de esta. Montaremos las claras a punto de nieve con la pizca de sal con unas varillas eléctricas y mezclaremos poco a poco, con movimientos envolventes, con la crema fría de turrón.

Dejaremos en el congelador una hora, sacaremos el helado, batiremos con un tenedor enérgicamente y echaremos las pepitas de chocolate.

Ahora serviremos en las copas que vayamos a utilizar para la presentación de nuestro helado y taparemos muy bien con papel film. Dejaremos congelar unas 4 o 5 horas mínimo. (mejor toda la noche)

Por último, y a la hora de servir a nuestro comensales. Montaremos la nata con el azúcar, lo pasaremos a una manga pastelera con una boquilla que nos guste y adornaremos las copas con ella y unas cuantas pepitas de chocolate más.
Y ya está listo ¡para disfrutar!


Os recuerdo que el helado estará cremoso y no habrá que esperar un rato antes, para empezar a degustarlo, pero no lo guardéis con la nata montada para decorar... pues esta, sí que quedará como una piedra y tardará unos 10 a 15 minutos en descongelarse, con la consecuencia que nuestro helado, que estaba listo, quedará más líquido... así que mejor montarla a la hora de servir... siempre y cuando lo veáis necesario, pues solo sin nata adornada, este helado está para derretir a cualquiera.

Espero que os haya gustado la receta de hoy... y me perdonéis lo largo de este post, pero no podía hacerlo más corto, tenía mucho que reflexionar estos días, como ya habéis visto jajaa... Ahora, me toca a mí, saber de vosotros, aunque me va a costar, ponerme al día, porque lo mejor de todo... es que sois muchos y os echaba muchísimo de menos... 💖

¡Por cierto! Si tenéis ganas y os animáis a preparar estos helados caseros, no dudéis en enseñármelos, que me voy a volver loquita de contenta de verlos... podéis hacerlo en cualquiera de mis redes sociales...


Un beso, Elisa Domínguez.