Cheesecake de Nocilla (con horno y sin gluten)

24 de septiembre de 2018


¡Bienvenido Otoño! Te recibo con una de las tartas de queso más ricas que he hecho hasta ahora... de Nocilla y base de galletas de chocolate... sin gluten. Una receta que aprendí a hacer este verano y que no pudimos esperar al día siguiente para fotografiar, así que ayer tuve el placer de volverla a repetir, para traeros esta autentica locura de cheesecake, que inahugura las recetas con horno de esta temporada.

Soy una loca de las tartas de queso, por mí estaría todas las semanas, proponiendo siempre una distinta, pero sé que os podéis aburrir jajaa... bueno... y no solo vosotros, que en casa también me pueden llamar cansina, si nos les preparo otra cosa jajaa....


Esta receta la encontré en Instagram y me enamoré de su corte... una tarta de queso que era extremadamente cremosa y sin grietas, parecía tipo mousse y me quedé sorprendida cuando leí que era con horno, pues a mí no me quedan nunca así...

Estuve leyendo los consejos que daba Jen del blog Baked by an introvert (que es una verdadera amante de las tartas de queso como yo). Tomé buena nota de todos sus consejos para hornear, este tipo de pasteles y doy buena fe de hecho, que siguiendo sus pautas y alguna que sabíamos por casa, quedan así de perfectas como esta, porque no solo he tenido el gusto de hacer esta de Nocilla dos veces... con otras que he podido probar bastante diferentes, quedan igual de genial. Así que le doy a Jen las gracias, por todos sus consejos, desde mi humilde cocina.


La receta de ella, está elaborada con otra marca de crema de cacao y avellanas, pero normalmente yo la que tengo en casa es Nocilla y no tuve ningún problema... quizás la mía, quedó algo más suave, al comparar mis fotografías con las suyas... pero firme... pues no me hizo falta, meterla unos minutos en el congelador para cortarla, como nos cuenta ella...

Quizás el motivo haya sido, el problema que tuve con sus cantidades que no vienen en gramos, no sé vosotros... pero yo no tengo ni idea, cuantas migas de galletas, caben en una taza, ni la medida de esta... porque en cada sitio pone una cantidad distinta... Así que saque las medidas, como pude... incluso me atrevo a asegurar... que puede haber alguna equivocación en la conversión de cantidades, pero... divina equivocación sería... pues quedó de muerte súbita jajaa...

¡Vamos con la receta!

Cheesecake de Nocilla


Ingredientes para un molde desmontable de 15 cm
Para la base de galletas
    150 gr de galletas de chocolate sin gluten (9 galletas tipo oreos sin relleno, 3 con relleno)
    45 gr de mantequilla sin sal
Para la cheesecake de Nocilla
    80 gr. de nata líquida para montar ( con un mínimo de 35% m.g.)
    75 gr. de azúcar blanca granulada
    2 huevos XL
    2,5 gr. de extracto de vainilla
    1 gr. de sal

Elaboración:
Lo primero que vamos a hacer, es sacar un buen rato antes de la nevera, todos los ingredientes para que queden a temperatura ambiente.

Una vez que los tengamos listos, pasaremos a preparar el molde donde cocinaremos la cheesecake. Es muy importante que sea desmontable y que lo cubramos lo mejor posible, porque lo vamos a hornear al baño María... por lo que tenemos que hacerlo muy bien, para que ni salga líquido del molde, ni entre agua dentro de él... Mi consejo para que estéis tranquilos, es que metáis el molde, en uno de aluminio desechable, de los que se usan habitualmente para los pollos asados... una vez que lo metáis, cómodamente podéis ir haciendo unos pequeños pliegues al rededor, para que quede bien ajustado al molde. ¿Por qué no lo hago con papel de aluminio...? Pues porque en más de una ocasión, me ha entrado agua a las tartas y las he tenido que tirar... por muy bien que haya sellado el molde... Así que este es mi humilde consejo.

Seguimos... Ahora trituramos las galletas, hasta que queden hechas polvo y le añadiremos la mantequilla derretida. Mezclaremos y echaremos en el fondo del molde, presionaremos para que no queden agujeritos y hornearemos a 175º, 10 minutos. Sacaremos y dejaremos enfriar (de mientras hacemos los siguientes pasos).

El horno lo dejaremos encendido, bajaremos la temperatura a 150º y meteremos dentro, una bandeja lo suficientemente ancha para que nos quepa el molde que vamos a hornear... y la llenaremos, con dos dedos de agua.

Ahora haremos la cheesecake... (Podremos hacerlo manualmente o con una batidora tipo Kitchen aid con la pala, a velocidad baja) Mezclaremos en primer lugar el queso crema, la nata y el azúcar, hasta que esté suave y esponjoso... Añadiremos la vainilla y la sal... seguiremos batiendo... Echaremos la nocilla, batiremos nuevamente (de vez en cuando... rasparemos los lados con ayuda de una pala, para que se integren todo bien...). Por ultimo, agregaremos los huevos... uno a uno (sin batirlos previamente para no darle aire) y mezclaremos hasta que la masa sea homogénea.

Echaremos la masa con cuidado, por encima de las galletas, que hicimos al principio y meteremos en el horno, dentro de la bandeja de agua y hornearemos 45 minutos. Pasado ese tiempo, apagaremos el horno y dejaremos 1 hora más, con la puerta cerrada.

Ahora (y esto también es un truco muy importante, para que nos quede genial), cuando la saquemos del horno, pasaremos un cuchillo por el borde exterior del molde, para despegarla y que se afloje. La dejaremos sobre una rejilla, hasta que se enfríe por completo. Después la dejaremos enfriar toda la noche en la nevera.

Para que el corte sea perfecto, debemos servirla justo después de sacarla de la nevera, para que esté muy fría, porque al ser tipo mousse, si se calienta, nos costará hacer un corte limpio, para servirla... Eso sí... rica estará igualmente...

La podéis decorar con glaseado o simplemente como yo... con unas migas de galletas y trocitos de avellanas y... ¡A disfrutar!

(receta adaptada de Baked by an introvert/Nutella Cheesecake )



¿Os ha gustado? Yo creo que sí ¿no? 😜

Antes os dije que os dejaría los puntos más importantes, para que os salga una cheesecake horneada sin grietas y vamos a ello...


Trucos y consejos para una cheesecake al horno perfecta
    Utilizar moldes desmontables, para facilitar desmoldarla fácilmente. Inconveniente: puede filtrar agua a nuestro preparado. Para evitar este pequeño desastre, debemos sellar muy bien con papel de aluminio toda su base o introducir el molde, en uno de tamaño similar desechable de aluminio, plegar su lados, hasta que quede bien sujeto a nuestro molde y así no tendremos sorpresas desagradables.
    Si lleva base de galletas, estas deben hornearse previamente unos 10 minutos a 175º.
    Todos los ingredientes deben de estar a temperatura ambiente.
    La masa de la tarta de queso, debe elaborarse a baja velocidad y con mucho mimo.
    Los huevos se agregar uno a uno, sin batir para no introducir aire a la masa... Así evitamos que la masa suba y luego baje al enfriar, creando esas feas grietas en la parte superior.
    Debe ser horneada al baño María (o en su caso, introducir un recipiente con agua, para que el ambiente sea húmedo).
    Hornear la cheesecake a temperatura baja 150º (Unos 45 minutos a 1 hora según el tamaño de la tarta, que vayamos a elaborar)
    Dejar con la puerta del horno cerrada 1 hora más, después que termine el tiempo de horneado.
    Una vez la saquemos del horno, debemos pasar un cuchillo alrededor de la tarta, para despegarla del molde y que esta se afloje. 
    Por último, dejar que se enfríe por completo antes de meterla en el frigorífico y dejarla reposar allí, mejor toda la noche, antes de desmoldar. 


Pues nada, espero que os sirva todos las recomendaciones que os doy y que me han venido genial para que a partir de ahora, no solo las tartas sin horno como esta con mermelada de arándanos o esta de chocolate y café... sean mis preferidas...

¡Llegó la era de las tartas de queso con horno... a Especialmente dulce! 😂

¡Por cierto! Si tenéis ganas y os animáis a preparar esta tarta de queso y Nocilla, no dudéis en enseñármelos, que me hará mucha ilusión ver vuestras creaciones... (podéis hacerlo en cualquiera de mis redes sociales...)


Un beso, Elisa Domínguez.

8 comentarios:

  1. Tiene una pinta brutal. Tan cremosa, casi líquida en el centro cualquiera diría que es una tarta con horno, lo cierto es que no lo parece en absoluto.

    Nunca las he hecho al baño maría, creo que es lo único que no hago de todos los consejos que das, así que para una próxima vez tendré que probar

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Cuca! Pues creo que es uno de los pasos fundamentales para que quede así... hacerla al baño María... ya me cuentas cuando hagas la próxima... como te queda... Besos

      Eliminar
  2. Realmente es una suerte que no te diera lugar a hacer las fotografías la primera vez que la preparastes así tenías un motivo de peso para volver a repetirla. Madre mía que pinta tiene, ahora mismo me guardo la receta, en breve empieza una ronda de cumpleaños familiares curiosos y seguro que caerá en alguno de ellos.Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Magdalena! Si la haces... no te arrepentirás... de verdad que en casa nos ha encantado... espero que a vosotros también... Un beso

      Eliminar
  3. Hola! se ve espectacular y los consejos que nos das siempre vienen genial!! besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias chicas! si! siempre vienen bien, aunque algunos los demos por hecho... pero así no se me olvidan... tampoco a mí... jajaa.. Un beso

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegro que te guste Irmina... quedó súper cremosa! Muchas gracias guapa!! Besos

      Eliminar

Especialmente dulce solo se alimenta de vuestros comentarios. Os agradezco el tiempo que dedicáis a ello... Si te animas a participar, recuerda que supone el consentimiento y la aceptación del Aviso Legal, Política de Privacidad y Cookies de este blog. ¡MUCHAS GRACIAS!

Blogging tips