Baklava nido del ruiseñor con pasta filo

17 de junio de 2022


¡Muy buenas tardes! Hoy vengo a tentaros y desafiar vuestras ganas de hornear, con estos mini baklavas conocidos como nidos de ruiseñor (bülbül yuvası baklava) en su versión fácil con pasta filo y que son una verdadera delicia turca.

La versión original se hace con masa casera... os la voy a dejar aquí por si queréis probarla un día y de paso... a mi también me viene de perlas, para luego encontrarla el día que me anime a hacerlas y es que eso de hacer la masa casera me tienta mucho... pero esta del baklava... me da bastante miedo, porque hay que dejarla tan fina como la de la pasta filo y no se yo si me saldrá... ni tampoco... donde me voy a poner para estirarla, porque hay que tener una buena mesa y un palo muy largo... ( y aquí solo tengo en de la escoba 🤣)


Es un de los dulces que más suelo preparar cuando tengo un buen surtido de pistachos y nueces o como en esta ocasión... el paquete de pasta filo, me caducaba justo hoy y la verdad... que a pesar de su sencillez es dulce delicioso. Así que cuando vi estos nidos de ruiseñor lo dejé guardado para la próxima vez que hiciera baklava en casa, para compartir diferentes ideas de cómo presentarlos.

A mi me ha quedado tamaño bombón... porque quise cortar la pasta filo en cuatro trozos para llenar el molde y me quedaron de ese tamaño... pero se pueden hacer más grande y así será menos entretenido... aunque mi familia dice (y yo os lo confirmo...) que son el tamaño perfecto para que entre entero en la boca, se mezclen todos los sabores en el paladar y no ensuciar nada...


La receta es muy fácil como este baklava y los rollitos que hice para el libro de recetas con freidora de Jata y que más adelante os compartiré también en el blog, porque la grabé en vídeo... Lo único a tener en cuenta... es que la pasta filo se suele secar muy rápidamente y más en verano... En esta ocasión puse toda la pasta filo una encima de la otra y de vez en cuando hidratada con el pincel mojado en mantequilla los bordes para que no se secaran y me aguantaron toda la preparación. También se pueden ir cogiendo de una en una y reservar las demás bajo un paño de cocina seco... o un poco húmedo como he leído en otras recetas... ya eso como os sea más cómodo.

Para enrollar los pasteles con la receta original no hace falta hidratar... pero con la pasta filo, debemos hidratar cada hoja y no enrollarla demasiado prieta, para poder arrugarla sin que nos cueste nada de trabajo o esta se nos rompa. Si pasara... no os preocupéis... nuestros seres queridos no se van a asustar porque no nos queden todas perfectas... se las van a comer una tras otra y punto 🤣 (todo lo que veis... cayó la misma tarde entre 4 personas 😅) Nada... que el calorcito del horno en estos días de ola de calor que nos acompaña... mereció la pena ❤


Baklava nido del ruiseñor con pasta filo

Receta
Ingredientes para 40 unidades aprox.
Para el baklava
    150 gr de mantequilla derretida
    150 gr de nueces de california en polvo
    75 gr de pistachos pelados en polvo
    1 paquete de pastal filo refrigerada (unas 9 a 11 unid)

Para el almíbar
    3/4 vaso de 200 ml de azúcar (unos 150 gr)
    3/4 vaso de 200 ml de agua (unos 150 gr)
    1 cucharada de postre de agua de azahar
    Un chorreón de zumo de limón

Elaboración:
Lo primero será moler los frutos secos por separado y derretir la mantequilla.

Ahora divide las hojas de pasta filo por la mitad y corta con un cuchillo. Colócalas unas encima de las otras y corta en forma triangular... por último, corta unos de los extremos para que el lado contrario al pico del triangulo quede curvado y no recto. ¡Ya lo tenemos!


Pincela la primera hoja que está encima con mantequilla, espolvorea un poco de nueces y enrolla sin llegar al final... con la ayuda de un palito fino (que quede un poco holgada, sin apretar). Frunce la masa enrollada, para que quede rizada y saca el palo. Con la ayuda de tus manos, une los extremos, deja el pico como base y coloca en el molde previamente engrasado.

Repite el proceso con todos las hojas y para que no se sequen durante la preparación... pincela de vez en cuando los bordes que quedan al aire o si bien prefieres enrollarlas en la mesa de una en una.., no olvides tapar con un paño las demás.

Una vez estén todas hechas, pincela todos los nidos con más mantequilla derretida y hornea de 15 a 20 minutos hasta que estén doraditos a 180º (horno precalentado).


De mientras prepara el almíbar; Pon todos los ingredientes en una cacerola y deja que hierva unos 5 minutos. 


Una vez que salgan del horno los nidos... baña con el almíbar por encima y rellena los huecos con el pistacho. Deja que se enfríe y ¡A disfrutar! 


Estas las hice en dos moldes (el que veis con unas 30 y otro más pequeño con el resto...) Me salieron 40 porque de cada hoja salen 4 trozos con los que hacer cada nido y mi paquete traía 10 hojas... A pesar de que suelo comprar la misma marca, nunca suelen venir las mismas...

También he grabado la elaboración en vídeo, pero la pereza que no me da hornear... me la da sentarme a unir todos los clip de los vídeos jajaa... Os debo unas cuantas recetas de este tipo en redes... en cuanto pueda os la dejo 😍

Pues nada más... Espero que os hay gustado la receta de hoy y si os animáis a hacerla, no dudéis en enseñármela, podéis hacerlo en cualquiera de mis redes sociales... ¡Me encantará verla!

¡Disfrutad del finde nos vemos la semana que viene!
Un beso, Elisa Domínguez.

5 comentarios

  1. Muy fino este baklava, no me parece que cada porción sea de bocado, sino un poco más grande, pero así quedan geniales. Es un dulce que me gusta pero en pequeñas dosis porque me llena mucho. Estaría bien hacer la propia masa, yo probaría la tuya, claro, porque si no me atrevo con el pan, imagínate con esta. Si cayó esa fuente en la merienda, menudo homenaje que os disteis. De los buenos el mejor.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Hija mía Elisa, con las ganas que me comería yo uno de estos bocaditos, no te lo puedes ni imaginar, que arrastro un hambre atroz, Jajajaja… Pero mi conciencia me dice que no flaquee, que voy perfecta en mi propósito de conseguir una buena forma física y luego, una vez llegada a la meta, no te digo yo que no me comiera uno, o dos, o…, ¡niña! Que te embalas, Jajajaja…
    Riquísimo, suerte de tu gente que no te ponen pegas a nada, ni siquiera a comer todo el Baklava que haga falta por el bien de tus publicaciones, jajaja…
    Besos y buen finde

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Elisa!! Vaya bocado exquisito que nos has preparado. Me encanta el tamaño que le has dado, de bocado y en formato individual para que cada uno coja los que le apetezca, para saborearlos poco a poco, mientras la mente te dice que pares pero el estómago pide más y más, ja, ja. Me ha llamado la atención esa forma de enrollarlo. Con tu paso a paso son infalibles, la receta sale sí o sí. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. la baklava me gusta, mejor dicho me encanta, pero con esta forma me resulta totalmente alucinante, da su trabajo, está claro, pero es que este formato es una preciosidad

    ResponderEliminar
  5. Buenos días Elisa, se ve delicioso y muy bonito con este colorido, yo le daría varios Bocaditos seguidos, ja ja, claro que sí. Muchas gracias por compartir la receta, a ver si me animo a prepararlos, un beso.

    ResponderEliminar

Especialmente dulce solo se alimenta de vuestros comentarios. Os agradezco el tiempo que dedicáis a ello... Si te animas a participar, recuerda que supone el consentimiento y la aceptación del Aviso Legal, Política de Privacidad y Cookies de este blog. ¡MUCHAS GRACIAS!